Acerca de Antonio Pulido Gutiérrez

Escribir acerca de uno mismo no es tarea fácil, pero parece obligado para complementar una página personal como esta que he abierto en Internet por ser la forma más sencilla de compartir parte de mi vida y mi experiencia con los demás. Ese es el objetivo de este blog, cuya visita espero que le esté resultando de interés.

Uno no elige donde nace, pero eso no nos impide luego sentirnos orgullosos de la tierra en que vino al mundo. Desde luego, es mi caso: llevo a gala ser cordobés de Castro del Río y estoy contento de ser andaluz, esa forma tan especial de ser español. Mi recorrido vital no quedaría completo si no citara ahora a la ciudad donde vivo desde hace años, Sevilla, y donde he echado raíces profesionales, personales y familiares. En Sevilla vivo con mi mujer, Fini, y mis tres hijos, sin duda lo mejor y más valioso de mi vida.

Comparto con millones de españoles el formar parte de lo que se conoció como “generación del baby boom”. Nací en 1965 y mi infancia discurrió en Castro del Río, del colegio a casa y de casa al mostrador donde trabajaba mi padre, que regentaba un pequeño comercio en nuestra pequeña ciudad.

Buscando la Universidad, llegué a Sevilla mediados los años 80. Conservo muchos amigos de aquella época y también una hermosa experiencia como miembro del claustro de alumnos y del Consejo Social de la Universidad de Sevilla. Con especial cariño recuerdo las Reuniones Generales de Universidades celebradas en Sevilla (1985) y Salamanca. Después, en 1989, me licencié en la Facultad de Ciencias Económicas y Empresariales y obtuve el grado de doctor en Economía. Como sucede con muchas tesis, sus nombres resultan un tanto lejano (“Evolución de la demanda y la competitividad del turismo exterior en el período 1985-2001 y sus causas”), pero para mí resultó una experiencia tan dura como gratificante. Agradezco enormemente al Tribunal que me otorgara la calificación “Cum Laude”.

La Universidad, primero la Hispalense y después la también sevillana Pablo de Olavide, me acogió también como docente durante quince años, siempre como profesor de asignaturas vinculadas a mi área de conocimiento, la Economía. También he impartido cursos de postgrado y de Expertos en Economía Social en el Instituto de Estudios Cajasol. Mi experiencia con compañeros docentes y alumnos ha sido, igualmente, una de las mejores de mi vida.

Al margen de la Universidad, entre 1998 y 2006 fui director general de la empresa pública Inturjoven, dedicada a gestionar 27 instalaciones hoteleras y entonces con una plantilla de 1.100 trabajadores.

A partir de entonces mi trabajo en el mundo financiero absorbió todos mis esfuerzos. Presidente del Monte de Piedad y Caja de Ahorros de Huelva y Sevilla (2006), la fusión con Caja San Fernando me llevó en mayo de 2007 a la Presidencia de la nueva entidad resultante, Cajasol, y posteriormente de la Fundación Cajasol (2009).

Fueron años de intenso trabajo en medio del acelerado, y a menudo vertiginoso, proceso de reestructuración bancaria en una España azotada por la fuerte crisis económica. Aun así, creo que logramos establecer una hoja de ruta con hitos importantes: la primer fusión interregional de España (con la absorción de Caja Guadalajara) y la fusión con otras entidades para constituir Banca Cívica, que presidí hasta la fusión con La Caixa.

Sin duda fueron procesos complejos, con continuos cambios de normativas y crecientes exigencias para frenar la crisis financiera europea, pero creo sinceramente que la existencia de la Fundación Cajasol, con un importantísimo patrimonio y una gran inversión anual en obra social, demuestra que, dentro de las dificultades, muchas cosas se hicieron bien. Fruto de aquellos esfuerzos, hoy la Fundación Cajasol España y su obra en numerosos ámbitos (social, promoción cultural, impulso al emprendimiento) se encuentran entre las más importantes de España, mientras que nuestro Instituto de Estudios se ha consolidado como uno de los más prestigiosos del sur de Europa.

Numerosas entidades y organismos han considerado que mi trayectoria profesional ha sido merecedora de reconocimientos. Por mi parte, sólo puedo agradecerlos todas por igual, aunque no puedo dejar de citar, por recientes y especialmente significativas, mi ingreso como miembro en la Real Academia Europa de Doctores (2016) y la Medalla de Oro de la Universidad Internacional de Andalucía (2017), aunque tengo que reconocer que la distinción de Hijo Predilecto de mi pueblo, Castro del Río, es para mí un alto honor y responsabilidad.

Fruto de esta trayectoria y de mi desempeño actual como Presidente de la Fundación Cajasol, he pensado, como decía al principio, que tengo cosas que compartir con quien lo encuentre de interés. Ese es el sencillo propósito de este blog personal, al que le doy la bienvenida y confío en que visite a menudo.

Antonio Pulido Gutiérrez
Acceso a CV completo.

Guardar

Guardar

Compartir: